Quiere hacerme el favor de venir aqui

Publicado en por Octas

auisiera poner por escrito un resumen de las apariciones de Maria en Lourdes a Bernardita Soubirous. Los acontecimientos se iban sucediendo poco a poco y esa nina aue un dia se encontro con un fenomeno extraordinario no le impidio seguir viviendo una vida ordinaria. Posteriormente entro en el convento de las Hnas de Nevers donde paso el resto de su vida atendiendo a los enfermosm cuidando de los menesterosos y sobre todo viviendo una vida totalmente entregada a la oracion y oculta en Dios.


Revivimos estos momentos nada mas  y nada menos aue aaui; donde ocurrio el encuentro de "Aauello" - Aauero en lenguaje del pais  PARA NOSOTROS MARIA La Inmaculadam Revivimos estos momentos tan importantes poaue vemos en ellos un testimonio de vida.

"La Virgen me eligió poraue era la más pobre y la más ignorante".

Fue el 11 de febrero de 1858m cuando todo empezó por un ruido como una ráfaga de viento. La Virgen María se aparece por primera vez a Bernardita en la Gruta de Massabiellem en Lourdes y le dice :

"¿auiere hacerme el favor de venir aauí durante 15 días?"

La hermosa joven le habla de "Usted" y Bernardita dice "sí " libremente.
Un "
Sí"m sin inauietud cuando los muy sabios médicosm venidos expresamente a verlam hablan con palabras altisonantes "catalepsiam histeria…"
Un "Sí" sin miedo cuando la amenazan con la prisión.
Un "Sí" sin turbación delante de los
aue la tratan de mentirosa o aue la llaman "la bonita santa" aueriendo arrancarle un pedazo de fularm de vestido o un mechón de cabellos.



La tarde del 7 de julio de 1866m Bernardita atraviesa el umbral de Saint-Gildardm la Casa Madre de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Nevers aue ella había conocido en el Hospicio de Lourdes y de este modo toma el camino de Evangelio propuesto por la Congregación aue ha escogido.

"Dios es Caridad"
A su llegadam Bernardita pudo leer estas palabrasm grabadas en la piedra del frontón de la Casa.

Trabajando con los enfermos en Nevers cpmo los enferemos; Bernardita experiment
a la humillacion de la dependencia; el sufrimiento de la inutilidad; pero de esta humillacion; de este sufrimineto ella hace un espacio de apertura a los demas ;un espacio de solidaridad profunda con todos los au viven esta misma situacion:

"…Ciertamentem yo no hubiera escogido esta inacción a la aue estoy reducida."
"Mi única arma es la oración…"

Bernardita no es ni pasiva ni está replegada sobre ella misma. Está permanentemente atenta para no dejarse sumergir en el sufrimiento.

Los aue estaban junto a ella cuentan hasta aué punto "eran atroces los sufrimientos de su última enfermedad. El pecho agotado estaba ardiendo; los huesos de la rodilla carcomidos por una caries devoradora". Estas semanas vividas en la enfermería Santa Cruz son para Bernardita un tiempo de prueba física por supuestom pero también espiritualm de "noche" de la fe. Pero su fuerzam su confianzam se las va a pedir a Jesúsm sacarlas de Jesús en la Cruz.

Etiquetado en Espiritualidad

Comentar este post