La crisis vista por un economista

Publicado en por Octas

Recogido de Estrella Digital: Ramon Tamames

Realmente, nunca es fácil hacer predicciones económicas a corto plazo, a través de lo que generalmente se consideran estudios de coyuntura; y lo mismo acontece a largo, respecto de los cambios que acaban siendo estructurales. En el primer caso, por hallarnos inmersos en un ciclo de incierta evolución, en gran medida por los ajustes que vayan produciéndose, relacionados con la política económica en curso. Y en el segundo, por el inevitable proceso de cambio tecnológico y social de duración imprevisible.

Precisamente, esas alteraciones de la marcha de la actividad económica es lo que Joseph A. Schumpeter supo destacar en su libro Business Cycles (1927), en el que analizó las diferentes clases de fluctuaciones, distinguiendo en la región ascendente de la curva la recuperación a partir de la fase anterior, para pasar después al auge, prolongable en una fase más o menos larga de bonanza culminante en el boom. Ulteriormente, dicho en lenguaje actual, tendríamos el recalentamiento, la desaceleración, el estrés y el definitivo cambio de tendencia, para entrar en la crisis, pudiendo llegarse, de persistir las inercias declinantes, a la recesión, y más allá a la propia depresión.

La experiencia histórica demuestra que ciclos ha habido siempre, y que no pueden erradicarse: ni por medio de decretos leyes, ni a través de políticas económicas, por muy bien que se diseñen e instrumenten. Sencillamente, porque en una economía de mercado -aunque sean no pocas restricciones a la competencia- se dan millones de planes individuales de empresas y consumidores, que difícilmente pueden encajar en un equilibrio perfecto. En ese contexto, inevitablemente van surgiendo fenómenos de sobredimensionamiento de la oferta y de saturación de demanda, que acaban por derivar en escenarios de interrupción y ulterior declive del crecimiento.

 

Noticias varias

 

Diez muertos en un atentado con coche bomba al sur de Bagdad


Otras 40 personas resultan heridas al explotar el artefacto en la ciudad de Hila, capital de la provincia de Babel

 

MULTA DE 2.000 € POR CAZAR SIN LICENCIA
  • Andalucía hace diana en Bermejo

  • Andalucía hace diana en Bermejo Bermejo no se va de rositas. El recién dimitido ministro tendrá que pagar por el escándalo de la cacería. Y no sólo un precio político. La Junta de Andalucía le ha impuesto una sanción de 2.000 euros por cazar sin licencia.

 

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post